Contactar

Blog

Mi amigo Javier

Hay personas que te dejan huella para toda la vida. Lo conocí muy joven, yo no llegaba a los 20 y él tendría unos 14 años. Era muy sonriente, delgado y sensible. Fue íntimo de mi hermana en el instituto, después se lanzó a cantar sus canciones en el Retiro. Desde el principio tuvo fans acérrimos. Yo no le prestaba demasiada atención, hasta que me llamó para cantar con él. Empezó una etapa preciosa de bellas canciones, ensayos,  conciertos, viajes, convivencia, y mucho aprendizaje.

Hace unos días, mi hijo Pablo “descubría” Sunset Boulevard, una hermosísima canción de mi amigo el cantautor Javier Álvarez. En realidad, Pablo ya la conocía: la había escuchado muchas noches antes de nacer. (Hice la segunda gira de Javi embarazada, aguantando hasta los 8  meses). Ver a Pablo tocar las canciones de esa gira en la guitarra y cantarlas, y sobre todo, comprender su belleza y profundidad, me ha emocionado mucho.

Con Javier aprendí el difícil y delicado oficio de los coros,  junto a Nieves Arilla.  Noche tras noche lo acompañamos , desgranando sus canciones y descolgándonos por sus armonías vocales. Tengo su primer vinilo en el alféizar de mi ventana, para acordarme siempre de dónde vengo. Y me alegra que mi hijo, un fanático del tecno y  la música electrónica, resuene con estas canciones, que ya 20 años después, se han ganado el calificativo de atemporales.

Javi también me enseñó la maestría de ABBA. Aquí nos podéis ver – ya maduritos – interpretando juntos The Name of the Game. Y estad atentos a su nuevo trabajo, grabado con the New Raemon, a punto de salir a la calle.